Alicante: costa norte (parte 2)

Turismo náutico en la Comunitat Valenciana, costa de Peñíscola
Náutica en la Comunitat Valenciana
"A menudo me pregunto por qué amamos tanto la mar. Yo creo que porque venimos de ella... Y cada vez que regresamos a la mar... regresamos a nuestros orígenes." John F. Kennedy

Descubre

DEPORTES ACUÁTICOS, PUERTOS Y MARINAS, ESPACIOS NATURALES MARÍTIMOS Y MUCHO MÁS
Zonas litorales

Alicante: costa norte (parte 2)

Comunitat Valenciana

Litoral norte de Alicante: de Altea a La Vila Joiosa

En este tramo el navegante apreciará el litoral valenciano en todo su esplendor, encontrándose con los abruptos acantilados del Parque Natural de Serra Gelada jalonados por paisajes de singular orografía y belleza mediterránea.

 

Todavía nadie ha sabido explicarlo; unos dicen que fue la luz, otros que el sosiego con que pasan las horas en este rincón del Mediterráneo. Lo cierto es que Altea, como sin querer, pasó de ser un pequeño pueblo de marineros, encaramado en una loma que mira al mar, a constituirse en refugio de artistas en las décadas de los sesenta y setenta. Pintores, escultores, músicos y escritores de medio mundo buscaban inspiración al cobijo de la cúpula de cerámica vidriada de su iglesia. La población presume, encaramada en un cerro, al que se asciende por cuestas empinadas y pequeñas callejuelas, de ser el mejor mirador para ver la comarca de La Marina.

La pequeña sierra litoral, la Serra Gelada, se alza entre la playa del Albir y el rincón de Loix. La montaña que se adentra en el mar formando escarpes y grandes acantilados es uno de los parques naturales de la Comunitat Valenciana. Aquí se sitúa Benidorm, una ciudad para disfrutar en todas las estaciones, puesto que ofrece uno de los mejores microclimas del Mediterráneo europeo y cuenta con playas de fina arena y una excelente claridad en sus aguas. Benidorm es a la vez una gran ciudad y un pueblo grande. Su grandiosidad de hoy es casi un milagro si se tiene en cuenta que en el año 1950 tenía únicamente unos 2.700 habitantes, muchos de los cuales pasaban una gran parte del año trabajando en alta mar. La punta Canfali, imagen emblemática de la ciudad, es el centro de su casco histórico. Junto al pequeño puerto pesquero se amarran las embarcaciones de recreo, prestas a partir en busca de cercanos horizontes.

La cercanía de una isla, la llamada "Isla de Benidorm, la leyenda la atribuye a un golpe de espada del legendario caballero Roldán, en la cercana y visible cima del Puig Campana. Su facilidad para atracar, hacía que este tramo de litoral fuera muy vulnerable desde el mar, de donde venían los peligros de piratas y berberiscos. Hoy la isla es refugio submarino de especies protegidas y un tesoro para los buceadores que vienen a contemplarlas.

No lejos del emporio turístico se encuentra otro lugar mágico: la antigua fortaleza de El Castell de Guadalest, un enclave privilegiado, encaramado en los riscos que se yerguen sobre el valle. El poblado musulmán conserva las estrellas callejas repletas de tiendecitas y la zigzagueante senda que conduce a una centenaria puerta que, excavada en la misma roca, da acceso a la histórica e inexpugnable fortaleza que se levanta en la parte más vertical de los acantilados rocosos.

Finestrat es una antigua alquería musulmana, en medio de un paisaje mediterráneo puro, casi intacto, un pueblo jalonado por cerros cubiertos de pinos, almendros, olivos y algarrobos, amenizado por pequeños huertos donde florecen naranjos, granados y nísperos. Su singular orografía arranca de los cero metros de altitud, en sus playas, hasta los más de mil de su impresionante Puig Campana, todo ello en menos de 10 kilómetros.

Cerramos esta etapa con una joya, La Vila Joiosa, que se recrea en sus coloridas calles con casas pintadas de todos los colores, con su raval marinero o con el corte de palmeras del paseo que acompaña la desembocadura del río Amadoiro. El casco antiguo de la población, encerrado tras la muralla, creció alrededor de su iglesia pero abierto siempre por vocación al mar. Por el puerto se unen pescadores y navegantes, unos con la realidad de sus capturas, otros con el ensueño de nuevas singladuras. Fue la vinculación con las rutas de ultramar lo que trajo hasta aquí el cacao, en torno al que se desarrolló la formidable industria chocolatera de La Vila Joiosa.

 

De norte a sur, estos son los puertos y marinas que encontrarás en este tramo de litoral:

- Altea: Puerto Deportivo Campomanes/Marina Greenwich, Puerto deportivo de Altea, Puerto Deportivo Porto Senso

- Benidorm: Puerto Deportivo de Benidorm

- La Vila Joiosa: Puerto deportivo Villajoyosa

Más información sobre destinos náuticos en la provincia de Alicante: www.costablanca.org

 

Adaptación del texto: Desafío en el Mare Nostrum: viaje por los escenarios náuticos de la Comunitat Valenciana (Generalitat Valenciana. Conselleria de Turismo).

Alicante: costa norte (parte 2)

Abrir ubicación