DEPORTES ACUÁTICOS, PUERTOS Y MARINAS, ESPACIOS NATURALES MARÍTIMOS Y MUCHO MÁS
Zonas litorales

València: costa sur

Comunitat Valenciana

Litoral sur de València: de Sueca a Oliva

La comarca del litoral valenciano que se extiende desde las inmensas llanadas que arrancan den la orilla del Parque Natural de l'Albufera hasta la no tan lejana sierra de Corbera, es conocida como la Ribera Baixa y en su tierra el protagonista es el cultivo del arroz.

 

Pasada la ciudad de València se llega a la franja costera de Sueca (su nombre árabe, Suayca, significa pequeño mercado), donde se asienta el Perelló, población agrícola, pesquera y turística. Playas de arena fina y aguas tranquilas, buena mesa, a la que llegan directamente los manjares del mar para fusionarse con el arroz, y un hermoso y recoleto puerto deportivo que es entrada al lago de la Plana.

Cullera se deja caer por las laderas del monte Oro, el único tramo de costa acantilada del litoral de la provincia de Valencia. Punto de encuentro de tierra y mar, Cullera pesca, cultiva arroz y naranjas y atiende a un turismo cada vez más numeroso. Abajo, junto al mar, la playa, pinares, dunas y apartamentos. Su puerto deportivo tiene una característica original que le distingue de todos los demás del litoral valenciano: no se trata de un puerto de mar sino fluvial, a orillas del Júcar, aproximadamente a una milla y media del mar.

Río arriba, la capital de la Ribera Alta, la "isla del Jucar", Alzira. Los almorávides hicieron de Al-Gezira-Xúcar una población importante, un baluarte completamente amurallado, que contaba con unas cuantas mezquitas, casas de baño y molinos. Favara conserva restos de su castillo y una ruta de tierra y agua que lleva hasta el Estany Gran, pequeño paraíso de la naturaleza. Por la playa de Tavernes, se asoma al mar el valle de la Valldigna. En Simat de la Valldigna una vieja mezquita se ha convertido en la ermita de Santa Ana. Las impresionantes y románticas ruinas se corresponden con el viejo cenobio cisterciense levantado por los monjes de Santes Creus.

Xàtiva es una permanente lección de historia, enclavada en la falda de una dominante colina, que le sirve de telón de fondo: la mítica Penya Roja. En lo alto del cresterío se alzan los muros de la fortaleza que presenció la entrada de Aníbal, primero, y más tarde la de Escipión, en aquellos tiempos en que por una cuestión de límites, cartagineses y romanos comenzaron a disputarse la hegemonía del mundo conocido. Tan importante fue Xàtiva que en temprano siglo XI se estableció en ella la primera fábrica de papel de Europa. Tal era su magnificencia que cuando Jaime I, en el año 1244 la conquistó para los cristianos, respetó su nombre, Xàtiva, que en árabe clásico significa "la novia o la belleza absoluta". En esta "Avignon española" vieron la luz dos pontífices, miembros ambos de la familia de los Borja, que por tierras romanas italianizarían su nombre pasando a ser los famosos Borgia: Calixto III y su sobrino Alejandro VI. En esta ciudad, donde la convivencia de pueblos e ideas fue siempre un ejemplo de normalidad, los dominicos establecieron un convento dedicado al estudio de las lenguas hebrea y árabe; pero las expulsiones primero de los judíos y más tarde de los moriscos supusieron un duro golpe para el comercio, agricultura, artesanía y la vida misma de la ciudad.

A la vista del mar, Xeraco se presenta como un paraíso, con inviernos suaves, veranos no muy calurosos y abundantes lluvias en otoño e invierno. Por ello la agricultura de regadío, campos de cítricos y huertos de hortalizas ocupan buena parte de su llana geografía, que se distribuye por la comarca de La Safor.

Gandía tiene más que sobradas razones para presumir de su pasad, de su historia y de su patrimonio. Los campos de naranjos continúan en su pelea de años con las montañas, ocupando estrechos valles, intentando trepar por las pendientes. Más abajo está "el reino de la marjal" y en la raya del agua, playas de fina arena y aguas limpias y transparentes. Gandía fue primero Señorío, de la mano de Jaime I, y en 1399 se convirtió en Ducado Real. El nuevo Duque de Gandía convierte la población en su residencia habitual y crea en ella una pequeña corte, de la que surgen personajes de la cultura como Ausias March o Joanot Martorell. Mas tarde, con la entrada en escena del Cardenal Rodrigo de Borja cambia su destino. El futuro Papa Alejandro VI la adquirió en el año 1485 para su hijo Pedro Luis, comenzando así otra nueva época de esplendor. Aquellos Borja o Borgia, que tenían mucho poder en los asuntos temporales y religiosos de la época, se funden con la ciudad que se convierten en próspera sede de negocios, principalmente de la manufactura de la seda y el azúcar. Hoy, el palacio Ducal, levantado sobre los restos de un antiguo caserón árabe, es el reflejo de una época de esplendor. Las playas enmarcan el puerto pesquero junto a la desembocadura del Serpis y un moderno puerto deportivo, que se articula en el arranque del dique norte.

Playas de arena fina y limpia, bordeadas a lo largo de casi 10 kilómetros por la duna, única barrera natural entre el mar y los campos de huertos, ponen paisaje marítimo a Oliva, que goza de todos los atractivos turísticos que se puedan pedir. Oliva es tan discreta que parece mantener en secreto sus amores con griegos, romanos y árabes...Pero es tan entrañable que no puede negar esas relaciones que se manifiestan en los vestigios de su arquitectura y en las costumbres de sus gentes. Sólo hay que recorrer su barrio morisco del Raval para encontrarse con la historia hecha vida. En el Parque Natural de Pego-Oliva, una zona húmeda, casi plana, se empantana el agua para dar vida a una fauna y flora de humedal de gran belleza.

Es el final o el principio de este recorrido por la costa de la provincia de València. Un punto y seguido para las aves, que se cobijan a su amparo, cuando cae la tarde, para remontar el vuelo con su nuevo amanecer. Por el valle de Pego, se sienten los recuerdos moriscos, mientras en la costa, el Mediterráneo sigue dando vida a esta tierra transformada en hogar por tantas civilizaciones.

 

En este tramo de costa encontrarás los siguientes puertos deportivos:

- Sueca: Club Náutico El Perelló

- Cullera: Club Náutico Cullera

- Gandía: Real Club Náutico de Gandía

- Oliva: Club Náutico de Oliva

Más información turística sobre la náutica en la provincia de València: www.valenciaturisme.org

 

Adaptación del texto: Desafío en el Mare Nostrum: viaje por los escenarios náuticos de la Comunitat Valenciana (Generalitat Valenciana. Conselleria de Turismo).

València: costa sur

Abrir ubicación