Descubre

DEPORTES ACUÁTICOS, PUERTOS Y MARINAS, ESPACIOS NATURALES MARÍTIMOS Y MUCHO MÁS
Zonas litorales

València: costa norte

Comunitat Valenciana

El litoral de la provincia de València, con sus más de cien kilómetros de extensión, se caracteriza por una costa suave y baja, en la que predominan las playas de arena, algunos sistemas dunares, y humedales poblados de vegetación y aves. En posición central del Golfo de Valencia se sitúa la capital de la Comunitat Valenciana.

 

Litoral norte de València: de Canet d’En Berenguer a València:

Marjales y dunas defienden su existencia en la zona turística más norteña de la provincia de València. El faro de Canet d'En Berenguer está ubicado tierra adentro, en el mismo lugar que una torre de vigilancia alertaba en el siglo XV de la presencia de barcos corsarios, vigilando desde sus 30 metros de altura, la costa y el puerto, advirtiendo la proximidad de una de las ciudades mito del Mediterráneo. 

Sagunto contempla la tierra y el golfo de València desde la colina que acoge las viejas murallas de su fortaleza islámica. Hoy la bimilenaria ciudad permanece asentada alrededor del castillo, que guarda memoria de todos los pueblos que se aprovecharon de tan privilegiada ubicación. Al pie del cerro, la ciudad acoge en su seno el teatro romano que abría su gradería, capaz de acoger 4.000 espectadores. Y como expresión vital de la vida de la ciudad que nunca se rinde, quedan las empinadas callejas de la judería. Esta ciudad de contrastes, antigua y moderna, campestre y urbana a la vez, cobra protagonismo de nuevo a comienzos del siglo XX, cuando se crea la Compañía Minera de Sierra Menera y más tarde la factoría siderúrgica de Altos Hornos, para la producción de acero, dando un nuevo aire al la ciudad y abriendo al mundo el Puerto de Sagunto. Hoy se puede ver en el Puerto el enorme alto horno que queda en representación de aquel impulso industrial. Todo un símbolo junto a su paseo marítimo; a lo largo de 13 kilómetros se descubren playas de fina arena y aguas limpias y un puerto deportivo que se refugia en la desembocadura del río Palancia. 

Pasando por alquerías y marjales, superado el viejo caserío musulmán de Puçol, entre naranjos y huertas de hortalizas, aparecen dos colinas que rompen la horizontalidad del paisaje. Entre ellas se encontró la imagen bizantina de la Virgen del Puig. La historia cuenta como Jaime I montó aquí su campamento para preparar la conquista de València, y en conmemoración al lugar donde se fraguó el reino de València, fundó el Monasterio de Santa María del Puig.

El mar está cerca y en su orilla, La Pobla de Farnals con su gran puerto deportivo, estructurado en pantalanes que surgen de la tierra en forma de peine, junto al paseo marítimo. Blasco Ibáñez inmortalizó la vida de los huertanos y sus costumbres en su novela La Barraca, situando la acción y sus personajes en el pueblo de Alboraya. Desde Tavernes Blanques, la familia Lladró, herederos de la antigua tradición de la porcelana, han llevado a todo el mundo un arte que, hasta ese momento, había sido un patrimonio de muy pocos. Muy cerca de donde se instaló su primer y rudimentario taller, se levanta La ciudad de la Porcelana, cuyas creaciones se exportan a todo el mundo. Junto al mar, con la ciudad de València a vista, se sitúa el hermoso complejo de Port Sa Playa. 

Y llegamos a València, capital de esta provincia y también de la Comunitat Valenciana, una ciudad que se ha reinventado desde el fuego que la devora cada año el estruendo de las mascletàs que gritan contra el cielo, hablamos por supuesto de sus aclamadas fiestas patronales, "Las Fallas" recién declaradas Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, y. La Valentia Edetanorum fundada en el año 138 antes de Cristo por el cónsul romano Junius Brutus, para instalar a sus soldados licenciados, y rebautizada después por los árabes como Balansiya, ha crecido con el paso de pueblos y gentes hasta transformarse en una capital cosmopolita.

El centro antiguo de la ciudad recoge y atesora su historia. La Lonja de la Seda cuenta historias de mercaderes, de barcos llegados de Francia, Italia y Flandes, es sin duda, la más bella de las lonjas mediterráneas, también declarada Patrimonio de la Humanidad. Frente a ella, la barroca iglesia de Santos Juanes y el modernismo de el Mercado Central, exponente del potencial de la huerta. Las calles estrechas de los barrios de El Carmen y La Seu son un ejemplo vivo de aquella Valencia medieval que guarda recuerdos de la vieja muralla. De ella quedan algunos restos pero fundamentalmente destacan sus dos puertas o Torres: Torres de Serranos, con su espectacular puente, daba entrada a los viajeros procedentes de la "serranía" desde Aragón y Cataluña; la puerta de Quart, era la meta de aquellos que llegaban de tierras de Castilla. El entorno de la Plaza de la Virgen, donde antiguamente estuvo el foro de la ciudad romana, es actualmente una sucesión de palacios góticos y renacentistas. También aquí se asienta la Basílica y la Catedral, que alberga la Capilla del Santo Cáliz, reconocido por muchos como el auténtico Grial utilizado por Jesucristo en la última cena.

Rodeando todo este patrimonio yace el extenso jardín del río Túria, antiguo cauce convertido en el mayor pulmón verde de la ciudad y lugar de esparcimiento favorito de habitantes y visitantes de la ciudad y que forma parte del Parque Natural del Túria. El tramo final de este jardín da paso a la imponente Ciutat de les Arts i les Ciències que alberga el segundo acuario más grande del mundo, el Oceanogràfic. Más cercano al mar, el entorno de la Marina de València, con sus poblados marítimos y playas de arena dorada, son una vital zona de tapeo, paella y paseo.  En la dársena valenciana conviven edificios históricos como los tinglados, el edificio del Reloj o el antiguo varadero, con las propuestas arquitectónicas más vanguardistas como el icónico Veles e Vents. La náutica es la actividad estrella en esta zona que fue la sede en los años 2007 y 2010 de la competición náutica más antigua del mundo, la America's Cup, con las ediciones 32º y 33º respectivamente. Esta competición reunió en la Marina de València al mayor número de equipos participantes en su larga historia de más de siglo y medio y fue la primera vez que la prueba se celebró en Europa. La Marina dispone actualmente de una extensa oferta náutica con más de 800 amarres y cerca de 40 empresas de servicios y actividades náuticas.

Decía el escritor valenciano Blasco Ibáñez "a la caída de la tarde, los caminos hondos y rojizos de mi tierra, bordeados de naranjos, cortan con su follaje la mancha incandescente de la puesta de sol".. Sin duda contemplaba el gran novelista como se moría el día en el Parque Natural de La Albufera, el gran lago que engalana la ciudad de València y que incluye su entorno húmedo y la barra o cordón litoral que constituye la Dehesa del Saler.

 

En este tramo de costa encontrarás los siguientes puertos deportivos:

- Canet d'en Berenguer: Club Náutico Canet d'en Berenguer

- La Pobla de Farnals: Puerto Deportivo Pobla Marina

- Alboraya: Club Náutico Port Saplaya

- València: La Marina de València, Valencia Mar, Real Club Náutico de Valencia

Más información turística sobre la náutica en la provincia de València: www.valenciaturisme.org

 

Adaptación del texto: Desafío en el Mare Nostrum: viaje por los escenarios náuticos de la Comunitat Valenciana (Generalitat Valenciana. Conselleria de Turismo).

València: costa norte

Abrir ubicación